Isabella & Vlad Von Carstein

Buenas a tod@s.

Hoy aparecen una de las parejas más conocidas en el Viejo Mundo de Warhammer, Isabella y Vlad Von Carstein.

Hace ya mucho tiempo desde que Kyam nos mostrase al fundador del clan Von Carstein, y su interesante historia. Siguiendo con este clan de vampiros, hoy conoceremos la historia de dos de ellos.

Isabella era la hija del enajenado Conde Otto von Drak; en vida Isabella era como muchas otras damas nobles, vanidosa, inmoral y egoísta pues no se preocupaba por nada que no afectara a su comodidad y situación personales. Aunque era muy inteligente, tenía una educación más bien clásica que práctica. De algún modo se la consideraba un poco rara porque le gustaban las aficiones que podían denominarse “masculinas”, como la caza y la cetrería, en detrimento de la costura y la música. De hecho, fuera de Sylvania el único rasgo que la podía hacer deseable como esposa era su belleza fría e impactante, pero esto no bastaba para atraer a pretendientes merecedores de heredar el trono de Sylvania, y su padre no quería conceder su mano a ninguno de sus rivales en la provincia.

Cuando Vlad apareció la noche de la muerte de Otto, a Isabella le alegraba la idea de que su odiado y decrepito tío Leopold no heredase las tierras de Sylvania, aunque tampoco le emocionaba la idea de tener que casarse con aquel siniestro extranjero. No obstante, a medida que transcurrían los meses, lo que había empezado como un matrimonio de conveniencia se había convertido en algo más. El encanto vampírico de Vlad era irresistible y la devoción de Isabella por su esposo se hizo tan fuerte que se convirtieron en una pareja inseparable. Vlad resistió durante mucho tiempo las súplicas de Isabella para unirse a él en la no muerte, pero cuando ella estuvo a punto de morir a causa de una enfermedad, Vlad se dio cuenta de que no podría seguir sin ella y, de mala gana la unió a las filas de los No Muertos. Como vampiresa, la Condesa Isabella estaba siempre al lado de Vlad, alimentando su ambición y enseñándole las formas de la Corte de Sylvania y del Imperio.

Cuando Vlad partió en su misión para convertirse en emperador, Isabella lo acompañó en el camino a la guerra. Ella llevaba una reliquia de los von Draks; se trataba de un cáliz hecho por su bisabuela, la Condesa Bathori. Corrompida por la magia oscura, esta copa dorada estaba siempre llena de sangre fresca e Isabella bebía de ella incluso en medio del combate más encarnizado. Aquellos que se atrevían a enfrentarse a ella en combate observaban asombrados como sus heridas se curaban en cuestión de segundos; parecía que el tiempo retrocedía en presencia de la condesa vampira cuando la sangre negra retrocedía entrando de nuevo en sus heridas y su piel de alabastro se sellaba sin dejar ni un rasguño.

Al parecer, cuando Vlad murió, Isabella estaba luchando en lo alto de una de las torres de la puerta de Altdorf. Protegida por una escolta de guardía de los túmulos, se enfrentó al recién autoproclamado Emperador Ludwig y a sus grandes espaderos. Cuando los Tumularios se derrumbaron a su alrededor, Isabella se dio cuenta de que su amado había sido finalmente destruido y que sus poderes nigrománticos flaqueaban. Tan impactada quedó que se detuvo desolada en medio del combate y se lanzó desde lo alto de la torre. El cuerpo de Isabella quedó empalado en las estacas que había abajo, igual que el de su marido, descomponiéndose inmediatamente hasta quedar convertida en polvo.

Las miniaturas aparecieron en el catálogo del 96, con lo que por poquito no llegan a ser uno de nuestros oldies. El pintado de las minis correspondió al estudio de pintura JuanchoPinta.

Isabella & Vlad

Isabella & Vlad2

Isabella & Vlad1

Isabella & Vlad4

Isabella & Vlad3

Espero os hayan gustado.

Saludos!!!

(Visited 106 times, 2 visits today)

3 comentarios en “Isabella & Vlad Von Carstein

  1. Esta pareja me ha gustado mucho de siempre, tanto por trasfondo como por las miniaturas. Respecto a estas en cuestión, me gusta más el trabajo realizado con Isabella que con Vlad (que tiene unas tonalidades demasiado claras para mi gusto).

  2. Me gustan mucho estos malvados clásicos por excelencia. Vlad no está mal pero Isabella es mucho mejor mini. Y muy bien pintados.
    Buen chiste Kyam!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.