Portada Mordheim

[Mordheim] Bienvenidos a la Ciudad de los Condenados

¡Saludos a todos!.

 

Me ha costado encontrar un tema con el que empezar mi “friki” andadura por este blog, con el que sentirme  a gusto y sobre el que poder ofrecer un contenido más o menos interesante. Así que, tras una profusa deliberación, he decidido comenzar con uno de mis wargames preferidos: Mordheim.

Con esto pretendo crear un nuevo tema de contenido en el que iré publicando diferentes tipos de artículos relacionados con este juego, como las bandas (tanto las que tengo como las que me vaya creando), artículos de opinión de reglas, trasfondo, reportes de partidas (o campañas), reglas y escenarios “experimentales”, … vamos, lo que se me vaya pasando por la cabeza jajajaja…

 

Como primera publicación de este tema introduciré el juego:

 

Mordheim es un wargame de escaramuzas entre bandas ambientado dentro del mundo de Warhammer Fantasy, diseñado por Tuomas Pirinen, Rick Priestley y Alessio Cavatore y publicado por Games Workshop en el 1999.

 

A nivel de trasfondo, la actividad del juego se centra en el Imperio en los comienzos del año 2000, una cruenta época de guerra civil (iniciada ya en el 1979) donde Condes Electores, y otros notables representantes de las principales instituciones de poder y renombre del Imperio, luchaban entre sí por hacerse con el control de la Corona de Sigmar y con el título de Emperador, que llevaba ya 400 años sin ser reclamado. Una época oscura y terrible para un Imperio asolado por la guerra, el hambre y la peste.

En este mismo año un cometa de dos colas fue visto en el cielo, lo cual se presagió como el retorno de Sigmar al reino de los hombres en este momento de gran necesidad, pues el mismo cometa vaticinó el nacimiento de Sigmar hace ya 2000 años según las leyendas.

Los augurios indicaban que el cometa se dirigía a la ciudad de Mordheim, siendo allí donde Sigmar, el Padre de los Hombres, descendería con alas de fuego al encuentro de sus hijos. Esta ciudad de la provincia de Ostermark, era una ciudad rica y próspera en comercio, arte y cultura, rivalizando incluso con la capital imperial de Altdorf. Pero el largo periodo de caos, guerra y sufrimiento provocó la degeneración de sus clases más altas y adineradas, sucumbiendo al hedonismo y a la satisfacción de sus deseos y perversiones, anteponiéndolos a sus obligaciones y dejando a las clases menos pudientes a su suerte dentro de un contexto de anarquía, hambre y enfermedad que se extendía sobre toda la Marca del Oster; llegando a su culmen en el año 1999, conocido como el “Año de la Locura”.

Dentro de este contexto de penuria y pobreza, gente de todas las provincias imperiales peregrinaron a Mordheim para ser testigos de la esperanzadora llegada de Sigmar a la ciudad, llegando a desbordar la capacidad de la urbe. En los últimos días del año, la luz del cometa hizo que no se volviese hacer de noche en la ciudad. La gente festejaba la llegada de su dios sin parar, comiendo, bebiendo, bailando y entregándose a placeres indecentes.

Pero no fue Sigmar, si no su castigo, lo que llegó a la ciudad de Mordheim a primera hora del primer día de la nueva era. Mientras las perversas festividades llegaban a su momento culminante, el Martillo de Sigmar cayó sobre la tierra matando a todo hombre, mujer y niño que se hallaba en la ciudad con un rugido diez mil veces más fuerte que el trueno que se sintió en todo el Viejo Mundo. De Mordheim sólo quedaron ruinas quemadas.

Tanta era la gente que había en la ciudad que no todo el mundo pudo entrar, y aquellos que lograron sobrevivir al cataclismo huyeron tan lejos como pudieron propagando la noticia del divino castigo de Sigmar, antes de morir a causa de terribles mutaciones y con sus mentes torturadas por los recuerdos de lo acontecido. Una enorme nube de vapor ardiente y venenoso, la cual brillaba con un malsano fulgor verduzco, envolvió los restos de Mordheim haciendo imposible acceder a las ruinas. Finalmente éste miasma se retiró, y los más pobres y desesperados se internaron en sus profundidades en busca de las riquezas que pudiesen quedar. Al poco tiempo, aparecieron rumores sobre una extraña y brillante piedra verde que era capaz de obrar milagros y otorgar poderes. El rumor pasó a ser una realidad al encontrarse más fragmentos de esta piedra, de diversas formas y tamaños, por las ruinas de la ciudad. Entre sus capacidades más asombrosas, se decía que era capaz de convertir el plomo en oro, y pronto llamó la atención de muchos aventureros con ansias de poder y riqueza. Incluso los señores del imperio vieron en la piedra bruja, como más tarde se conocería, un medio para romper el equilibrio de la guerra en su favor y pronto mandaron sus mercenarios para hacerse con la mayor cantidad posible, a pesar de los rumores de monstruos que acechaban en las ruinas, enormes ratas del tamaño de un hombre, muertos vivientes, demonios, mutantes y peligros peores…

Riqueza, poder, ambición, codicia…e incluso oscuras razones que los leales hombres de bien apenas podían imaginar… Muchos eran los motivos para acudir a Mordheim: La Ciudad de los Condenados, donde las acciones de unos pocos (e insensatos) aventureros podrían decidir el futuro de un Imperio en Llamas…

Modheim_escen2 Modheim_escen3 Modheim_escen1

A nivel de reglas el juego está basado en el sistema de Warhammer Fantasy, más concretamente entre su 5ª y 6ª edición, (de hecho, si has jugado a Warhammer antes, tienes mucho avanzado) siendo éstas bastante sencillas (el apartado del manual relativo a las reglas ocupa unas 9-10 hojas a dos caras nada más), pero permitiendo jugar divertidas escaramuzas entre bandas dentro de las ruinas de Mordheim en su búsqueda de piedra bruja. A parte, ofrece un sistema de avance y desarrollo de bandas muy “rolero” que es donde radica el encanto del juego, permitiendo acabar con bandas muy customizadas y con mucha personalidad.

Con la opción inicial de jugar con las bandas de Skavens, No Muertos, Culto de los Poseídos, Mercenarios (Reikland, Middenheim y Marienburgo), Cazadores de brujas y Hermanas de Sigmar, la existencia de mercenarios, llamados “Espadas de Alquiler” (algunos como personajes especiales) y las diferentes opciones de armas y equipo existentes, el juego ofrece un buena variedad para empezar y disfrutar de una buena experiencia de juego, aunque a la larga pude quedarse un poco escaso (cosa que queda resuelta con la gran cantidad de material extra que sacaron).

Las partidas en sí se juegan generalmente en mesas de 120 x 120 cm en formato 1vs1, durando por lo normal una hora o una hora y media aproximadamente. Un hándicap determinante en las mesas de juego es la necesidad de una gran cantidad de escenografía (o por lo menos mayor que la requerida para los wargames más conocidos de la época) y que posea de diversos niveles de altura practicables para ofrecer una experiencia de juego completa.

Mordheim_batlle1 Mordheim_batlle2

Respecto a su historial, el juego tuvo mucho auge, disfrutó de algunas miniaturas muy buenas, y siempre ha estado bien valorado por la comunidad de jugadores (aunque generalmente a la sombra de su “hermano mayor” Warhammer Fantasy). Con el tiempo, pasó a formar parte de los (denominados por GW) “Juegos de Especialista”, estando su manual a libre disposición (de hecho, aún sigue disponible en la página antigua de GW),y finalmente acabó olvidado por la compañía pasando a manos de la comunidad de jugadores que ampliaron y revisaron su contenido y reglas (un ejemplo de ello es el proyecto coreheim), como ha pasado con otros grandes juegos como Bloodbowl.

Sin embargo hasta su “finalización” (allá por el 2003), disfrutó de bastante material adicional y suplementos (con reglas oficiales y no oficiales creadas por la propia compañía), como por ejemplo las Town Cryer (o Heraldo de Mordheim en España), “fanzine” oficial de GW con un montón de reglas, nuevas bandas, escenarios, modos de juego, ideas para partidas y campañas, FAQs…(vamos, lo que todo buen wargame debería tener), que llegó a publicar 29 números; o el Annual 2002, un interesante compendio de las reglas más interesantes de la Town Cryer.

Mordheim_TC1

Todo esto hace que, en mi opinión, Mordheim sea un juego tremendamente divertido, con muchísimo material disponible y con un enorme potencial a la hora de poder disfrutar de buenas campañas y de crear infinidad de reglas experimentales; todo bañado por el trasfondo post-apocalíptico, oscuro, caótico y bizarro de la caída ciudad de Mordheim.

 

¡BIENVENIDOS SEAIS TODOS A LA CIUDAD DE LOS CONDENADOS!

 

¡Hasta la próxima!.

 

(Visited 192 times, 3 visits today)

3 comentarios en “[Mordheim] Bienvenidos a la Ciudad de los Condenados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.