Mordheim_CazadoresBrujas

[Mordheim] Los Cazadores de Tinieblas: Prólogo.

¡Saludos a todos!.

En esta ocasión os presento el trasfondo de la banda con la que participo en la campaña de Mordheim “La Caza de la Bruja”. Acompañadme a conocer el prólogo que introduce en la campaña a “Los Cazadores de Tinieblas”

 

[Imperio. Provincia de Ostermark. Aldea de Essen. Año 2000 del Calendario Imperial].

El Capitán de Cazadores de Brujas, Dante VonHellsing, miraba de forma inexpresiva al mercader Rutter Taselhof a través de sus extrañas gafas de cristales rojos. Taselhof se estaba jugando todo lo que le importaba ante aquel enjuto y espigado hombre que estaba sentado en su despacho…y lo peor es que ese hombre lo sabía. Más atrás, en la penumbra, permanecían tres rudos hombres que mantenían sometido con cadenas y grilletes al hijo del mercader, Gheren, el cual permanecía de rodillas sin poder articular palabra alguna.

“Tu hijo ha sido visto por algunos lugareños con una extraña joven que, según parece, se ajusta a la descripción de La Bruja de la Marca del Oster”. Dijo Dante sin atisbo de sentimiento alguno. “Mis hombres han…motivado a tu hijo a confesar, y por lo que parece ha ayudado a esta bruja a continuar su viaje hacia las ruinas de Mordheim, cediéndola uno de vuestros caballos. ¿Qué tienes que alegar, mercader?”.

El hombre, terriblemente nervioso y con voz entrecortada, se limitó a decir: “¡Tened piedad de mi hijo!, esa maldita bruja lo encantó con su hechicería y lo engañó por completo. En ningún momento quiso ayudarla …”

“¡Silencio!”, espetó Dante, callando a Taselhof al instante. “Tu hijo será ejecutado al amanecer por ayudar a una bruja perseguida por nuestra sagrada Orden y, por lo que veo, tus pobres palabras no ayudarán a que esto cambie”. Gheren, viendo su fin próximo, no pudo evitar empezar a sollozar, lo cual le retribuyó una patada en las costillas por parte de uno de sus captores.

“Sin embargo”, continuó diciendo Dante, “Es posible que tus hechos puedan avalar tus palabras. Tomaremos la afrenta de tu hijo como una,…falta menor…si ayudas a nuestra causa con tres carros completamente pertrechados con el equipo y víveres que mis hombres os soliciten, teniendo que estar todo listo para partir mañana al alba hacia Mordheim. ¿Conforme?”.

El mercader no tenía opción de réplica en esta negociación y se limitó a asumir los términos con una mezcla de miedo y frustración: “Sí señor, mañana tendréis todo preparado”.

Con un gesto de su capitán, los tres Cazadores de Brujas liberaron al joven, el cual se escabulló como malamente pudo hacia una de las esquinas de la sala. “Excelente. Hasta mañana entonces, Rutter Taselhof”, se despidió Dante saliendo del despacho junto a sus hombres, mientras echaba una última mirada inquisitiva hacia el amedrentado mercader y su aterrado hijo…

 

¡Hasta la próxima!.

(Visited 24 times, 1 visits today)

2 comentarios en “[Mordheim] Los Cazadores de Tinieblas: Prólogo.

  1. “Tan intolerantes como ignorantes, los denominados cazadores de brujas están más preocupados de quemar inocentes para satisfacer sus ansias de gloria que de purgar la verdadera oscuridad de este mundo. El ganado humano debería estarnos agradecido por cada uno de ellos que desangramos.”
    Wolfgang Krausser, vampiro de la Umbra.

    1. “Veremos si los ‘inocentes’ te siguen preocupando tanto cuando te clave una estaca en el corazón, sucio chupasangre”.
      Dante VonHellsing, Capitán Cazador de Brujas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.